¿Qué es el Movimiento Integral?

¿Cual es su objetivo?

El Movimiento Integral (M.I.) es una técnica de trabajo corporal.

Tiene dos objetivos que en realidad son uno solo: alcanzar el equilibrio de cuerpo y mente.

Por una parte, busca alcanzar el eje y el equilibrio corporal. Es decir, un tono muscular saludable y equilibrado, con articulaciones sanas, y los ejes del cuerpo centrados; una columna flexible y con curvaturas adecuadas y un buen apoyo en los pies.

Por otra parte, el otro objetivo es alcanzar el equilibrio mental-emocional. El cerebro y el corazón son también «cuerpo» y, por tanto, reciben las tensiones musculares y sufren los bloqueos físicos, de la misma forma que el cuerpo sufre las emociones y los pensamientos. Cuerpo y mente van totalmente unidos y el equilibrio y la flexibilidad de uno es la del otro.

¿Cómo lo hace?

A través de la reeducación postural y de la conciencia corporal.

Reeducación corporal no significa enseñarte a sentarte correctamente ante el ordenador, sino enseñárselo a tus músculos.

La conciencia corporal es una herramienta indispensable para evitar todo aquello que nos desagrada tanto, como quedarnos clavados o, contracturarnos, por ejemplo. Ser consciente de mi musculatura, de si la estoy tensando en exceso, o la estoy forzando, es la manera de evitar lesiones. Para relajar un músculo, primero he de percibir su tensión.
La reeducación consigue que esto se convierta en un acto automático, inconsciente; a través del trabajo continuado acabo sentándome ante el ordenador saludablemente sin ni tan siquiera darme cuenta.

¿Cómo es una clase de M.I.?

En la clase proponemos ejercicios pensados siempre en función del músculo y de sus capacidades. Se trabaja con movimientos que equilibran el tono muscular; aflojan el exceso de tensión y tonifican la laxitud.

Todos los ejercicios y movimientos tienen en cuenta que cuando movemos un músculo este movimiento repercute en otras partes del cuerpo y, por tanto, evitamos siempre compensar o realizar posturas que nos podrían lesionar o forzar por otro lado.

Trabajamos siempre des de el respeto a la anatomía de cada uno.

A menudo cuando eliminamos tensión de una zona, ésta se expresa en otra parte del cuerpo. Así vamos sumando y corrigiendo hasta finalizar con un estiramiento global, la única manera de eliminar del todo la tensión.